banner_728x90

banner_728x90

Comunidad
0

Alerta ante las empresas de venta on-line que solicitan el pin de las tarjetas

La Comunidad recuerda que las empresas que ofrecen compras por internet no pueden solicitar al consumidor el pin de sus tarjetas de crédito o débito, según recoge el Portal del Consumidor en un catálogo de recomendaciones para realizar las compras seguras por internet. Las compañías sólo pueden solicitar datos como el número de la tarjeta, […]

Alerta ante las empresas de venta on-line que solicitan el pin de las tarjetas

La Comunidad recuerda que las empresas que ofrecen compras por internet no pueden solicitar al consumidor el pin de sus tarjetas de crédito o débito, según recoge el Portal del Consumidor en un catálogo de recomendaciones para realizar las compras seguras por internet. Las compañías sólo pueden solicitar datos como el número de la tarjeta, la fecha de caducidad, el nombre del cliente y un código que aparece en el reverso de la tarjeta.

Para poder acceder a sitios seguros en este tipo de compras, el usuario debe cerciorarse de que la dirección URL empieza por https:// en lugar de http://, o porque llevan el icono de un candado o de una llave junto a la barra de dirección o en algún otro extremo de la pantalla. Es conveniente no utilizar ordenadores públicos para realizar este tipo de compras.

Es conveniente que la web disponga de certificado digital, lo que probará que no estamos ante una falsificación. También que la compra se realice desde una página conocida y que tenga, a ser posible, domicilio en la Unión Europea para que las autoridades de consumo puedan actuar contra ella en caso de reclamación o denuncia. Es aconsejable que las páginas estén adheridas a algún código de buenas prácticas, comprar con algún tipo de certificado de seguridad y, si no es posible, hacer el pago contra reembolso.

Factura con gastos y precio final

El usuario puede ejercer el denominado “derecho a desistimiento” en las compras por internet, lo que le permite anular su compra en los 14 días siguientes a la recepción del producto y tener derecho al reembolso del dinero pagado sin penalización. No podrá ejercer este derecho en los bienes con precio sujeto a fluctuaciones y en los confeccionados a medida del consumidor; en discos, grabaciones de video o audio y programas informáticos que haya desprecintado; prensa diaria y publicaciones periódicas así como en apuestas y loterías. En estos casos, el consumidor deberá pagar los gastos de devolución.

Asimismo, el vendedor debe facilitar al consumidor una factura con todos los gastos y el precio final de la compra o contratación. El producto adquirido debe llegar al destinatario antes de 30 días o en el plazo que haya pactado con la empresa, que deberá avisarle en caso de que el artículo no esté disponible para que pueda solicitar el reembolso.

Además, el consumidor debe ser informado por la empresa y dar su consentimiento en caso de que sus datos personales vayan a ser utilizados posteriormente para comunicaciones comerciales de la compañía. En cualquier momento puede oponerse al tratamiento de los datos y solicitar su cancelación.

Las ventas por internet registraron hasta el mes de noviembre un total de 592 reclamaciones, lo que representa el 72% del total de quejas en el sector de ventas, en su mayoría motivados por las condiciones de venta (34,5%), los contratos realizados (31,1%) y el producto o servicio facilitado (17,7%).

 

Compartir:
  • linkedin
  • rss
  • pinterest

Escrito por admin